s

jueves, mayo 06, 2010

Diario de un tipo que va a Buenos Aires: Parte IV

jueves, mayo 06, 2010 Posted by Simón No comments
Viaje a Bs. As.
Parte 4

Volvimos, comimos temprano (para mi desdicha) y subí a ducharme. El agua tardó quince minutos en calentar, igual que la ultima vez, asi que mientras tanto aproveche para bailar la macarena en pelotas, un sueño que nunca habia podido realizar. Salí de la ducha y casi me patino y me rompo la cabeza, menos mal que el Chelo estaba ahi para salvarm... esperen un segundo ¿¿QUE CARAJO HACIA EL CHELO EN EL BAÑO MIENTRAS ME BAÑABA??
- Te salvé, eso es lo importante
- Disculpame, pero estaba en pelotas y eso me da mas miedo, incluso ahora te tengo mas miedo que antes, porque vos estas en tu casa y yo en la mia escribiendo este post y sin embargo me estas hablando.
- Ah, touché
- Estoy seguro de que no te conosco tan bien como creia
- Bien ahi, en realidad, no soy Chelo
- ¿Ah, no?
- No, soy tu conciencia
- Ah... eh... ¿Cómo estas conciencia?
- Un toque preocupado, hay un agujero en tu cabeza donde en realidad deberia haber un órgano vital llamado "cerebro".
- Uh, ¿eso es malo?
- No, puesto que vos desarrollaste la curiosa habilidad de pensar con los tobillos
- Ah, joya entonces. ¿Puedo seguir escribiendo el post?
- Seh... pero apurate, tenemos que conquistar al mundo.
En fin, como les venia diciendo, salí de la ducha, me cambié y leí dos capitulos de "Drácula", el libro que compró mi vieja durante su corta y placentera visita.
- Vieja, ¿Vamo' a jugar al truco?
- Chelo, voy a sacar la conclusión de que, aparte de ser raro, sos un pelotudo.
- ¿Por?
- NO SE JUGAR AL TRUCO
- No sabés jugar porque no queres
- NO SE JUGAR PORQUE TODOS USTEDES SON UNA MANGA DE GARCAS QUE NO ME QUIEREN ENSEÑAR
- Lo intentamos y la ultima vez te comiste las cartas, ahora no tenemos el tres de bastos.
- Solo pasó una vez.
Se fué en un pony volador por la ventana y yo seguí leyendo mi novela de vampiros (no, nada de vampiros que brillan y en vez de morder se dicen cositas cursis, no, Dracula es un Señor Vampiro con pito).
Tipo once, Chelo y Galvan vuelven y ¿Que mejor idea que prenderle a Saimon la luz? Total, ya esta con un humor mas negro que la noche.
- LA CONCHA DE SUS MADRES Y TODOS SUS RELATIVOS, CACA TIENEN EN LA CABEZA, CACA.
- Caaaaaaaaaalma chabon
- NO ME CALMO UNA MIERDA
- Galvan, inyectalo.
Enseguida este sacó una jeringa con una serie de calmantes revueltos
- SALÍ HIJO DE PUTAAAaaaa... ahhh... ah... eh... mhhh.
- Es tan tierno cuando se duerme.
- No va a durar mas de quince minutos, los calmantes estaban vencidos.
- La puta que lo parió, Galvan.
Desperté a los quince minutos y sin poder volver a dormir me dispuse a conversar.
- Chelo, ¿Vos nunca tocaste un instrumento, no?
- No ni ahi
- Yo toco la guitarra
- Ya se que tocás la guitarra vos Galvan. ¿Y si pudieras tocar un instrumento?
- Bien por mi
- Quiero decir ¿Cual elejirias?
- Ese largo...
- No me asustes
- El que toca Atahualpa Yupanki, ¿Como se llama?
- No, ni ide--
- ¡LA FLAUTA REVERSA! Essssssssoo
- ¿Eh?
- Si, la flauta reversa, ¿Que hay de malo?
- La flauta traversa, querras decir.
- Lo mismo, alargado y afinado. Tocaria ALTA melodia
- ¿Que melodi... ay no...
- La que dice; MAÑAAAAAANA VA'SER UN GRAN DIIIIA'TE'LO'DIGO'YO

Nos levantamos, desayunamos, lo mismo de todos esos dias. Ya me sentia como en prision, con unos compañeros de celda muy peculiares, guardias re fumados y actividades un tanto diferentes.
Caminamos por puerto madero, nos morfamos un pancho a las once y media de la mañana... ¿Pueden creer que la Coca-Cola en Puerto Madero es de 600 ml. y cuesta solo dos pesos con cincuenta? ¡Un crimen! Quise llevarme un pack entero, pero el que me atendia me vio con cara de "Te lo cambio por un pete" y yo medio que me asuste, asi que me lleve solo una.
Mientras me morfaba el pancho (graciosos abstenerse), vi pasar a un hombre treintañero en un skate electronico mientras paseaba a dos perros atados entre si y una beba en brazos... La gente en Puerto Madero está peor que yo, IMAGINAAAAAAATE CHABON.
Almorzamos y emprendimos una caminata a un edificio alto que nadie tenia media idea como se llamaba, solo sabiamos que quedaba pasando esa zona llena de bancos y gente que usa sacos para pretender ser importantes y solo son IMPORTANTES PELOTUDOS, ZANGANOS DE LA SOCIEDAD, LACRAS DE CIUDAD, CONTAMINAN CON SU SOLA PRESENCIA.
- Chelo, mi viejo dijo que hay que caminar rapido o cruzarse de calle si hay un camión blindado que reparte billetitos del monopoly.
- ¿Por? ¿Es mala leche como las vias del tren?
- No pelotudo. Porque dice que se puede armar un tiroteo
- Dah, no seas pelotudo, ¿Querés? Justo acá y a nosotros nos va a pasar es--
Una supuesta explosión de caño de escape me asustó
- ¡AH! TIROTEO, ¡TIROTEO! - grité
- Callate, navo, ¿Cómo va a ser un tirot--
- ¡TIROTEO CHICOS, TODO EL MUNDO ADENTRO DEL EDIFICIO MAS ALTO DE BUENOS AIRES! - ordenó la profe en medio segundo mientras se tragaba un chegusan de manzana
- ¿Ves Chelo? Te lo dije boludo, Buenos Aires es re inseg--
- CORRE SALAME
Yo no comprendo como es que los problemas me persiguen (juro por el barba que esto es cierto, si no que se me caiga el pito y se ponga verde), resulta que a un par de motochorros se les dió por afanar uno de esos afamados camiónes JUUUUSTO cuando pasaba Simón.
Con lo que me gustan las alturas, subimos como quince pisos por un ascensor en cuatro tandas (es decir, no nos ibamos a meter 30 pelotudos en un ascensor porque seria como el chiste del elefante y el auto y el cine y la fiesta y la jirafa en la heladera). Nos recibió un hombre de unos cincuenta años, un ingeniero que gozaba de torturar auditivamente a todo aquel que estuviera cerca. Explicó dos horas reloj la diferencia entre un edificio de granito y uno de granito forjado (o lo que sea) y cuando creiamos que iba a terminar agregaba cosas como; "Y ahora les voy a agregar un dato importante, anoten" o "Pero aun no terminé, vamos a este lado de la ventana para observar la monumental obra de arte de este arquitecto tan aclamado por todos nosotros, Giusseppe Lottero". Entre nosotros habia una señora de La Pampa regordeta escuchando atentamente.
Una voz al oido me dice;
- El viejo este se quiere encarar a La Pampeana
No me hubiera causado tanta gracia si no hubiera sido el profesor quien largó el comentario. Me tenté y el Suarez, quien también habia oido, hizo lo mismo. En resúmen, todos estabamos HARTOS de la historia de los edificios de mierda que son altos al pedo. Lo que importa es el mago, no la varita, ¿Entendido?
Después de un dia de tiroteos, edificios altos, skates electricos y bananas en pijamas (Por cierto, ¿Alguien mas notó lo ilogico que suena "Bananas en pijamas"?), volvimos al convento.

CONTINUARA...
Me pareció:

0 comentaron una pelotudez, seguro:

Publicar un comentario