s

domingo, mayo 08, 2011

Me fui de campamento; Parte 2

domingo, mayo 08, 2011 Posted by Simón No comments



Continuación de; "CAMPAMENTO JAPONES FANTASMA"

A veces me pregunto porque la humanidad EXISTE.



- ¿Acá se toma el bondi?
- Por octava vez Chelo, SI. SI. SI. - Grité mientras zapateaba el suelo
- ¿Seguro?
- Vas a lograr que Saimon te pegue con el palo de golf que lleva en el bolsillo, Chelo... - advirtió Bruno.
- No entiendo porque se enoja tanto el boludo este.
- PORQUE ME VENIS PREGUNTANDO LO MISMO DESDE QUE SALIMOS DE MI CASA PELOTUDO. LAS BOLAS LLENAS ME TENÉS.
- ¿Sabés como se llama eso?
- ¿Cómo?
- Hambre.
- ¿Qué mierda tiene que ver el hambre Chelo?
Todos miramos desconcertados a nuestro amigo. Este se mantuvo en silencio un buen rato, con los ojos cerrados, como meditando su respuesta.
- ...
- ¿Y?
- ¿Y qué?
- ¿Y QUÉ TIENE QUE VER EL HAMBRE CON TUS INSOPORTABLES RESPUESTAS Y MI ENOJO MONUMENTAL?
- Ah, ni idea, estaba concentrado en la palomita que te cagó el zapato :)
- Okay chicos, evacuemos el área, esto está a punto de explotar. - ordenó Pachu mientras observaba con pánico mi cara.
Y ahora donde estaba la plaza de la San Martin hay un gigantesco cráter conocido como; "Cráter del mal caracter". Un nombre muy pintoresco ¿no?.

Despues de una larga espera calurosa (cabe aclarar que esto pasó en pleno verano), llegó el KO-KO. Mientras subiamos al bondi Suarez se inclinó y me susurró al oido;
- ¿Abusamos del chofer?
- Siempre con esas ideas raras Suarez...
- Yo se muy bien que te moris de ganas de meterle el dedo en el oido CHANCHITO PICARÓN. 
- Por mas ganas que tenga uno no puede ir por la vida subiendose a cualquier colectivo con la simple intención de meter el dedito meñique en la oreja peluda de los choferes. Aparte probablemente el chofer me rompa la cara con algún objeto incoherente como siempre pasa.
- Mal, seguro que saca una espada samurai o un boliviano.
- O un florero. Todo puede ser.
- No, pará, todo tiene un limite Saimon. Un florero es muchisimo, no medis tus palabras.

Banquen, me pica el ombligo... ahi tá. Sigo;

El cole venia vacio, no habia mas que un par de personas. Nos ubicamos atras del todo y comenzamos a cantar sobre las aventuras del Señor y los mapaches bandidos del oeste. 
"OSAAAAMA EEEEEL, OSAAAAMA EEEL, OSAAAMA BOMBAS PUSOOOOO"
- Saimon mirá - me susurró Bruno.
- ¿Qué tienen todos conmigo que me susurran?
- Es Batman boludo... Batman está en el colectivo.
- ¿Eh?... PELOTUDO, ES UNA MONJITA.
- ¿Y por qué una monja se disfrazaria de Batman?
- No se... pero es sexy.
- Ustedes son dos boludos - corrijió Chelo - es el "uniforme" que usan.
- BLASFEMIA, ES BATMAN, ¡¡ES BATMAN TE DIGO!!
- Suarez, una fuerte dosis de Rivotril, ¡URGENTE!

El resto del viaje lo dormí como un nene de seis años que acaba de descubrir la paj... digo, el twister.
- Sos un desubicado, pendejo.
- Bueno, no leas mi blog.
- Dale.
- ...
- ...
- Mentira, volvé, leeme :(

Bajamos en pleno centro Roquense.
- Bueno chicas, no se separen que en esta ciudad todos son medio pervertidos. - les advertí a todos.
- Si, a mi ya me tocaron el culo tres veces. La tercera me terminó gustando. - Comentó Bruno.
- A mi me robaron la tapita del celular, seguro fue la monja pseudo-batman. - dijo Suarez con cierta tristeza.
- No boludo, se te cayó adentro del colectivo... che, ¿No era que te habias comprado un celuar nuevo?
- Si, pero la tapita vino falseada... estoy condenado a una vida de miseria.
Fuimos caminando todos juntos, los cinco, apretados y de la mano con los bolsos sobre nuestras cabezas, formando una tortuga gigante y deforme.
- Como el pene de tu mamá.
- Como el pene de mi mam-- HIJO DE PUTA.

- Che Saimon... ¿Dónde estamos?
- Chelo, ¿Ya empezamos?
- No, posta Saimon... ¿Dónde mierda estamos? - preguntó Pachu.
- ¿Cómo donde estamos Pachu? ¡Yo te estaba siguiendo a vos!
- Saimon... SOS UN PELOTUDO, VOS SOS EL QUE VIENE SIEMPRE Y EL DUEÑO DEL CAMPITO DONDE VAMOS A ACAMPAR.
- Ah cierto... bueno... eh... no se.
- Osea, estamos perdidos.
- CALLATE BRUNO, NO ESTAMOS PERDIDOS. Solo estamos... bueno, estamos perdidos. 
- ¿Y ahora? - preguntó Pachu.
- Pidamos direcciones. ¡Eh, Rogelio! - le grité a un pelado que pasaba por ahi.
- No me llamo Rogelio.
- Sos pelado, no podes no llamarte Rogelio.
- Nene, ¿De qué me estas hablando?
- No te hagas el boludo Roger, ¿Dónde queda el negocio de mi mamá?
- Me parece que estas muy confundido pendejo. Rajá de acá.
- Pelado mirá, te la voy a hacer corta, vos me decis donde trabaja mi mamá y yo no le ordeno a Suarez que saque de la cartera marica, esa que el tiene, un Bulldog.
- Ah ¿Si? ¿Y cómo se supone que un terrible perro va a entrar en una cartera rosada de ese tamaño?
- ¿No me crees pelado incredulo?
- Es fisicamente impos-- AH LA MIERDA, ¡GUARDALO, GUARDALO! DIOS ME LIBRE ¿QUÉ CARAJO? ¿CÓMO MIERDA? ¿CUÁNDO PITOS--
- Ahorrate las incongnitas, con nosotros todo es posible. - Miramos con cara de mafiosos.
- ¿QUÉ QUIEREN DE MI, AGENTES DEL DEMONIO? - Gritó el pelado entre lágrimas.
- Un peine. - contestó Chelo.
- No, en serio... quiero irme a casa...
- Si me decis donde trabaja mi vieja acá en Roca te dejo ir. 
- Te juro que no lo se...
- Vamos Saimon, este viejo no tiene idea... - me dijo Suarez.
- La proxima vez no te salvas... - le advertí al sin-pelo, haciendole una cruz satánica con los dedos, mientras sacaba la lengua - ... esto del satanismo me re va.

- Miren, no soy un detective privado, no puedo adivinar donde esta el negocio de mi vieja.
- Eso seria un adivino Saimon.
- Pachu, ¿Vos me ves cara de detective?
- Si.
- Bueno, entonces... ¡Pegame y decime Watson!



No comments...



Lo continuo cuando me pinte el forro del homoplato derecho.
Me pareció:

0 comentaron una pelotudez, seguro:

Publicar un comentario